Los “NINI” y la generación verdaderamente perdida

Por: Jubilee I. Group, Inc. <jubilee@jubileepr.com>

Recuerdo que hace algún tiempo leí en los periódicos y escuché en los medios noticiosos acerca de la; GENERACIÓN NINI a quienes se referían algunos expertos como; LA GENERACIÓN PERDIDA.

Para aclarar un poco, los NINI según ellos, es esta generación que; ni estudia ni trabaja (Ni da un tajo en defensa propia) nacidos posiblemente en la década de los 80-90 y temprano en los 2000.

Los NINI fueron formados esencialmente por padres y abuelos sobreprotectores que, so pretexto de, darles las oportunidades y la felicidad que yo no tuve, convirtieron a muchos de ellos en una generación de vagos y engreídos.

Esta generación también es conocida como; “LA GENERACIÓN CLAIROL”. Esto porque como recordarán, hace ya algunos años, uno de los lemas de esta marca de productos para el cabello era; “YO ME LO MEREZCO”. Cuando me criaba la consigna era; Si quieres algo tienes que sudarlo y ganártelo. “El que quiera pescado que se moje los tobillos”.

Los NINI, y ya para terminar con el análisis e introducción de esta generación y del tema, tienen dos relojes despertadores. Estos son; la vejiga y el estómago, lo primero que llegue.

Ahora, a mi juicio, después de ver y analizar las circunstancias en las que nos encontramos, hay otra generación que ha sido y es más perjudicial a nuestra sociedad que los NINI.

Me refiero a la clase política de mi país. Salvo sus raras, pero rarísimas excepciones, estos creen pertenecer a una casta de aprovechados e indolentes que no han sabido honrar el voto de confianza que nos solicitaron y se les ha dado. Una generación que hay que tirar a pérdida.

Hay que ver con la facilidad que se ponen de acuerdo cuando se trata de medidas y asuntos que le conviene a ellos y a los suyos. Cuando los veo obrando ante los problemas apremiantes que nos aquejan, no puedo menos que sentir vergüenza ajena, en especial por los que representan a los babyboomers que es la generación a la que pertenezco.

Muchos de ellos creen salvar su responsabilidad echándoles la responsabilidad a los pasados gobernadores, Pero el más simple y superficial análisis me lleva a pensar; ¿Y quiénes le aprobaron los presupuestos, las proyecciones de ingresos a sabiendas infladas, las emisiones de bonos, los préstamos y el despilfarro de dinero del pueblo a estos pasados gobernantes? La triste realidad es que el 80% de quienes están en la legislatura fueron los confabuladores y otros que recién llegaron a esta, estaban de ayudantes y asesores de estos.

Simplemente no parecen tener brújula moral ni escrúpulos, y ni hablar de sensibilidad y solidaridad para con el pueblo que dicen representar y servir.

A juicio de muchos compatriotas, como diría un reconocido analista de los medios, no parecen tener vergüenza, dignidad, integridad ni verticalidad.

Basta con verlos apoyando los nuevos impuestos, después de comprometerse que no le meterían la mano en el bolsillo al contribuyente, o en asuntos como hacerse de la vista larga con las escoltas, las pensiones vitalicias de los jueces, y la unicameralidad ni te ocupes, eso ni con un palo largo lo tocan aunque muchos presumen de ser los más devotos defensores de la democracia y de respetar la voluntad del pueblo.

Mi exhortación es a que estemos muy pendientes, porque si hasta ahora no hemos confirmado fuera de toda duda, donde están las lealtades primarias de estos seudo-servidores, seguiremos siendo cómplices de nuestra propia desgracia pretendiendo y auto engañándonos de que ellos son capaces de traer soluciones a nuestros problemas apremiantes.

Recordemos que ellos viven del caos y del desastre. Si no fuese así, se reunirían como en otros países y estados una vez cada cuatro o seis meses.

Un abrazo.

Share Button