Alta prevalencia de VPH anal en personas con lesiones anales en Puerto Rico

Por 70 años el Programa de Maestría en Educación en Salud Pública ha creado capacitados para planificar, desarrollar y evaluar programas de salud a nivel nacional e internacional.

Ante el aumento de casos de cáncer anal en Puerto Rico y a nivel mundial el Centro Comprensivo de Cáncer de la Universidad de Puerto Rico (CCCUPR) creó en el 2014 la Clínica de Neoplasia Anal, la cual se especializa en el diagnóstico y tratamiento de lesiones pre-malignas, malignas y verrugas anogenitales, así como en investigación científica en esta área. La Clínica de Neoplasia Anal realizó la investigación Virus del Papiloma Humano y lesiones anales intraepiteliales con resultados importantes.

Según el estudio, que busca relacionar el Virus de Papiloma Humano (VPH) con el desarrollo de células pre-cancerosas anales en personas VIH positivas y negativas que asisten a la clínica, el 76.3% de los examinados fueron diagnosticadas con infección anal con algún tipo de VPH de alto riesgo; estos tipos del virus se asocian al cáncer de cérvix, vagina, vulva, orofaringe, pene y ano. La población VIH positivo participante en el estudio presentó mayor prevalencia de VPH (81.1%) en comparación con la población VIH negativo (51.9%), lo cual es consistente con el mayor riesgo de cáncer anal en personas con VIH.

Por otra parte, el 50% de los participantes del estudio presentaron lesiones de alto grado (HSIL), lesiones que se consideran pre-malignas ya que tienen una alta probabilidad de progresar a un cáncer. Dentro de la población VIH positiva se encontró una mayor prevalencia de HSIL ya que el 52.2 % de los participantes VIH positivo presentó este tipo de lesiones en comparación con un 37.8% de los participantes VIH negativos.

Al estudiarse la relación del VPH con las lesiones anales intraepiteliales, los hallazgos mostraron  que en las personas VIH positivo, la prevalencia de VPH en el ano fue 59.5% en personas que no tienen lesiones anales y 95.4% en aquellas con HSIL.  Entre personas VIH negativo, también fue mayor la prevalencia de HPV en el ano en personas con HSIL (76.5%) en comparación con las personas sin lesiones (33.3%).

“Estos hallazgos son muy importantes ya que evidencian que tanto en las personas VIH positivo como en las VIH negativo existe una fuerte asociación entre la infección anal con VPH y el tener lesiones anales de bajo y alto grado.  Estudiar el rol del VPH en el desarrollo de lesiones anales y de su progresión a cáncer anal es esencial para entender la historia natural de esta malignidad y desarrollar mejores estrategias para su prevención y detección temprana”, indicó la Dra. Ana Patricia Ortiz, epidemióloga e investigadora del UPRCCC y del estudio ANCHOR.     

La Clínica de Neoplasia Anal está colaborando con varios protocolos de investigación clínica.    Entre éstos, el estudio ANCHOR (Estudio de Prevención de Cáncer Anal; https://anchorstudy.org/), está reclutando hombres y mujeres VIH+ que tengan 35 años o más. El objetivo principal de este estudio es investigar si el tratamiento de las lesiones premalignas en el ano ayuda a prevenir el cáncer anal en comparación con la evaluación periódica de esas lesiones sin tratamiento. Las personas que quieran participar en este estudio u obtener más información sobre los servicios de esta clínica pueden comunicarse al teléfono 787-679-4330 o al correo electrónico analneoplasiaclinicpr@gmail.com.

“Nuestra participación y la de nuestros pacientes en el estudio ANCHOR es muy importante, dado que el mismo ayudará a definir las mejores practicas medicas para el cernimiento, detección temprana y tratamiento para el cáncer anal en la población”, explicó la Dra. Maribel Tirado Gomez, del CCCUPR, investigadora principal del estudio ANCHOR en Puerto Rico.

 

Prevención a través de la vacunación

Ante este panorama la herramienta más fácil y accesible para la prevención es la vacunación. Según las guías de prevención de cánceres relacionados al VPH, el vacunarse contra este virus previene el cáncer de ano, cérvix, vagina y vulva. Se sugiere que los jóvenes de ambos sexos entre las edades de 11 hasta  26 años reciban la inmunización.

Share Button